lunes, 21 de junio de 2010

Ha venido... para quedarse?

El mercado español es un caramelo para los productores de bebidas alcohólicas: la larga tradición productora y todo tipo de eventos sociales ligados a este producto lo avalan. Los tiempos cambian y lo que bebían nuestros padres es lo que dejan de beber sus hijos: bajan las ventas de brandy, se pone de moda una ginebra azul y los combinados miran hacia el caribe. Y el ron... mejor oscuro.

Esta moda, que se inició en España hará unos 8 años, ha venido para quedarse: el ron oscuro no sólo consiguió mover la categoría, sino que ya es la segunda bebida de referencia tras el whisky. En la cúspide de este segmento luchan Brugal y Cacique (estando ganadora Brugal a 31 de mayo de este año). Visto esto... ¿no es lógico que nuevas marcas quieran introducirse en el mercado?

Seven Tiki es un ron oscuro que ha viajado desde las islas Fiji para compartir su secreto con los españoles. ¿Y cuál es este secreto? Según he leído en su web, en Fiji "las abundantes lluvias estivales penetran en las profundidades de la tierra de roca volcánica, filtrando así el agua y convirtiéndola en una de las aguas más puras del planeta, exenta de cualquier tipo de contaminación". Y el agua es uno de los ingredientes esenciales de esta bebida. Verdad o no que esta pureza se pueda apreciar si se combina con un refresco (hábito que tenemos los españoles), este ron tiene una historia que quiere contarnos. Y esto, en estos tiempos de productos anodinos y sobreexposición a mensajes publicitarios, es de agradecer:

"Según cuenta una leyenda del Sur del Pacífico, siete canoas tripuladas por valientes guerreros, atravesaron el océano en busca de tierras desconocidas, hasta llegar a las Islas Fiji. Sus únicos guías fueron siete Tikis, dioses tallados en la proa de cada canoa. En su viaje descubrieron la caña de azúcar, que se originó hace más de 6.000 años en esas tierras lejanas. Los dioses enseñaron a la gente a elaborar el néctar del cielo y, en agradecimiento, los navegantes nombraron a la bebida Seven tiki. La leyenda termina con la premonición de que algún día los hombres de Fiji deberán compartir su secreto con tierras lejanas. Y este día ha llegado por fin".

Otros punto a favor de su storytelling es el ritual que nos describen en su web: "Para degustar Seven Tiki quemamos la piel de naranja y la tiramos dentro el ron antes de brindar. Si la llama es grande, eso significa que la persona tiene un gran poder."

Tengo curiosidad por saber cómo les está yendo. He encontrado promociones en bares de copas: son puestas en escena totalmente ligadas a la cultura de las islas de las que procede y muestras del ritual de la naranja. Para mover a la gente a ir a estos bares, hay un vídeo colgado en Youtube (3.000 reproducciones). Este vídeo pretendía crear viralidad a través de su logo. Además se unieron a la revista Quo para desvelar el misterio. Por último, he encontrado sorteos de viajes a las islas Fiji.

Más datos: es un producto para un público generalista, distribuido en España por Bacardi (es su primera marca de ron oscuro generalista, puesto que Matusalen va dirigida a un público senior), envasado en una atractiva botella y que aprovecha el tirón de la moda maorí.

Me pregunto si Quo será la mejor revista con la que asociarse, si realmente han sido virales y si con ello han conseguido una imagen positiva, cómo están asentando la notoriedad (mucha o poca) alcanzada, si no hay más gente que ha pensado en celulitis al leer piel de naranja (y si fuera "cáscara"? en algunas webs lo llaman el "ritual naranja"), cómo va a manejar Bacardi el recelo hacia productos originales de otros países (polémica con el ron del murciélago) y los rumores de que el Seven Tiki comprado en otros países supera con creces el sabor del distribuido en España.

Creo que el producto y su packaging cuentan una historia interesante, pero que el desarrollo de la campaña no ha dado en el clavo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario