viernes, 27 de agosto de 2010

Geográficamente

Coca-cola nos acostumbró a verla como una marca global: esos cánticos uniendo a ciudadanos de países tan remotos, latas perfectamente reconocibles pese a los distintos alfabetos, el para él para ella para todos... por eso ahora sorprende que se nos presenten con una campaña cuyo protagonista es un chavalito que, pese a ser el Vicepresidente de Toda La Cocacola, podría ser nuestro vecino en Getafe.

¿Y ahora a qué viene esto? creo que es una respuesta al intento de Pepsi de hacer frente a Coca-Cola España en su punto débil: su localismo. Porque cuando te enfrentas a una gran marca que está en todas partes y que arrasa con todo, lo único que te queda es decirle a tus consumidores: yo soy de Fuenla.

Más o menos lo que ha pasado con Nocilla y Nutella. Nutella se ha acercado a nosotros... y Nocilla no ha tenido más remedio que responder pasando de ser marca española a hacer imagen de marca global. Su último spot (por cierto, pegadiza canción pero vaya letra) podría haber estado rodado en California por niños que van a la playa con un Sunny Delight en la mochila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario