domingo, 15 de mayo de 2011

Devendra Banhart acompaña a un Hipster que evoluciona a BoBo

Goin' back to the place where my lover and I met, I can give her what I got, she can ring my little neck”. Devendra me traslada a India. Quiero volver. Pero esta vez me gustaría no tener que pasar por albergues olorosos y salsa de yogur que te dirige directamente al baño.


He visto a Devendra en un anuncio de gafas de sol. Oliver Peoples. Ni idea. Gafas a 360 dólares. Qué pasada. Pero él las anuncia… Devendra, el epicúreo.

Cris y yo hablamos del viaje. Tímidamente saco a la luz que no quiero pasar por un albergue con colchones pulgosos, comida que me enferme, días interminables buscando edificios en nuestro viaje no-organizado… sueño con ir a buenos restaurantes, meternos mano en la habitación del hotel porque no tenemos compañeros de cuarto, pasear al atardecer porque nuestro hotel no está en medio de un suburbio de esnifadores de pegamento… quiero magia en la India.

Ella está tan de acuerdo que revivo un poco. Y decido echarle un vistazo a las gafas de Devendra. Un poco más de gasto en el viaje, un poco más de gasto en las gafas. Quiero disfrutar de lo que me gano cada día.


A la vuelta de la India sigo con esta política: disfruta de lo que ganas. Es curioso, cuando volví de mi primer viaje a India empecé a mirar las etiquetas del café buscando el comercio justo, dejé de visitar las tiendas de los chinos, me pasaba por Natura como quien va al Mercadona…

Esta vez he vuelto con ganas de darme caprichos. Me preguntaban los niños por la calle si tenía televisión, si conocía a Cristiano Ronaldo, cómo era mi coche. No sé por qué no voy a valorar eso que ellos admiran y que mi sociedad sí ofrece.


Estoy suscrito a una revista de tendencias tecnológicas y no paro de aprender. Es inagotable. El permitirme gastar más dinero me ha abierto un mundo. Tengo más ropa y me gusta vestirme. Experimento cocinando y me gusta invitar a gente a casa. Cris y yo hablamos de marcas, hablamos de productos, hablamos de embellecer nuestro piso, de mejorar nuestra vida. Ahora quiero conseguir cosas para mi. Y tengo menos tiempo para los demás, pero no me siento mal, creo que es mi momento de disfrutar de lo que gano.

En esas conversaciones en que se demuestra lo que tienes, voy escalando posiciones. Ya entiendo el rollo. Es divertido. ¿Algo frívolo? Tampoco. En el fondo es una manera de informarte: los demás dicen lo que tienen y tú muestras tus armas. Sí es un poco de patio del colegio, pero eso lo hace aún mejor: me divierte, me estimula.


Cris ha empezado a andar descalza por casa. Ya hace meses que lo hace, pero pensé que era por el verano. Insiste en que le gusta más y que no hay ninguna otra razón. Me aplasta esta simpleza. ¿Puede ser ésta la única razón? No me cabe en la cabeza.

Observo a Cris mientras juega con la niña. Sonríe. No habla. Me doy cuenta de que yo no paro de decirle cosas a la peque como quien se relaciona con un adulto. Y que rara vez estoy tanto tiempo cerca de ella, pendiente con mis cinco sentidos hasta en la posición de mi cuerpo. Voy acelerado. Me preocupo: me siento mayor, responsable, abrumado.


Matthew David McConaughey se fotografía descalzo para esa entrevista. Me fijo en sus pies, tan blancos, con las venas en tensión por la postura, las uñas cuadradas. ¿Cómo son mis pies? Me descalzo. Me hace gracia verme desde fuera: en el despacho mirándome los pies. Vuelvo al ordenador y tecleo el nombre de Devendra. Ya ni me acuerdo de cómo se escribía. Google me ayuda. Y Devendra me relaja. Siento que me vuelve a unir a lo que me hacía buscar mi tranquilidad, a respetar mis principios. Ya no quiero adaptarme a este mundo, va demasiado rápido y está lleno de cosas. Y para saber qué cosas son interesantes hay que informarse. Constantemente. Es agotador.

Empiezo a mirar las cosas que se adaptan a mi. ¿Y cómo soy yo? Lo tengo que ir re-descubriendo, pero lo que sí tengo claro es que soy más pausado.

Goin' back to the time when I didn't have a thing, Just the tappin' of my foot and a little song to sing, That'll do just fine, yeah, that'll do just fine

No hay comentarios:

Publicar un comentario