sábado, 29 de octubre de 2011

Cambio de horario: ciao Ibiza... ¿y ahora qué?

Ibiza es playa, es fiesta, es calor, es mar... pero también es paisaje de interior, casonas encaladas, gastronomía, huerta, deportes... lo primero es VIP (Very Important Period). Lo segundo es un MUST (Maravilloso Único Siempre También).
La estacionalidad es el más duro agresor del mercado turístico.  Tiene costes económicos (baja rentabilidad de las inversiones en equipamientos). Costes sociales (dificultad para encontrar buenos profesionales que migren sólo una parte del año).

Y costes para la imagen de MARCA: la sobrecarga que sufre la zona en un periodo corto de tiempo reduce la calidad de los servicios y los encarece, lo que destruye la imagen del Centro Turístico.
Consecuencia de esto es que no se justifica la construcción de hoteles de 4 ó 5 estrellas en lugares cuyos atractivos no permitan una ocupación del al menos el 50% de los días del año. Esto va también en contra de la imagen de marca.

Para paliar la estacionalidad del mercado turístico se suele recurrir a la organización de congresos y eventos (torneos de golf, turf...). Pero en época de crisis es más difícil romper la estacionalidad de una categoría de productos. Se necesita una acción conjunta de empresarios, operadores turísticos y entes oficiales.
Miremos afuera. Estados Unidos siempre ha sido un referente en márketing. ¿Cómo se ha trabajado allí con la Marca California? Exportándola a través del cine. En concreto, a través de la película Entre Copas en su último posicionamiento como zona vinícola.

Quizás el cine no esté en su mejor momento, pero sí lo está la publicidad en vídeo, uno de los sectores punteros en este año, que seguirá dando que hablar porque sólo está en los albores. Permite espectaculares acabados con una inversión mínima con respecto al cine. Sus oportunidades de viralidad son su mejor baza. Y generan un storytelling irresistible a coste cero para el usuario. Yo lo veo claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario